DO RIBEIRA SACRA

LACIMA

En el post de hoy nos vamos (y hoy es literal) hasta Ourense, concretamente a la subzona de Quiroga-Bibei, la más oriental de la denominación. Basta pensar que los viñedos que se cultivan al otro lado del río Bibei pertenecen a la DO Valdeorras. 

Esta bodega pertenece a Francisco Javier Domínguez, hermano del diseñador Adolfo Domínguez, y está ubicada dentro del grupo Textil Lonia. 

La familia Dominguez, fue adquiriendo desde 1995 propiedades en la zona hasta reunir una finca de 140 hectáreas con 32 de viñedo. A tono con la abrupta geografía del paisaje, los viñedos se cultivan desde los 350 a los 920 metros, asentados en una gran ladera orientada al norte sobre suelos de esquisto y granito. 

El terruño es un elemento diferenciador, determina la particularidad y es su marca de nacimiento. Ya en la antigüedad, sus viñedos estaban lejos de la civilización, bajo los cuidados de una población de alta montaña que se valía de los lagares para sobrevivir a un invierno muy duro. Nos encontramos en un lugar especial, lejano a grandes y contaminantes ciudades o industrias. Una tierra ajena al ir y venir de coches, trenes o aviones. Una tierra solamente interrumpida por el sonido de los elementos.

En esta zona marca el terruño la roca sobre la que descansa, que es de origen granítico. Esto ha complicado bastante la plantación de nuevas plantas de vid, ya que al no tener donde enraizar, ayudado de las escasas precipitaciones ha dificultado la plantación de nuevas parcelas de viñedo, aunque este efecto lo han solucionado incorporando riego para los primeros años de vida de la planta, luego lo dejan de usar.

El clima es Atlántico, con marcados contrastes entre estaciones. Con una media anual de precipitaciones de 300-500 mm concentradas en invierno y primavera, el verano y el otoño son más secos y con una mayor amplitud térmica entre el día y la noche. Septiembre, el mes de la vendimia, siempre resulta impredecible. Los vientos con más fuerza son los del oeste y suroeste.

Presentan viñedo en propiedad, pero además han decidido apostar por los viticultores de la zona, los cuales han ido comprando o heredando viñedo. Estos viñedos deben cumplir que no sean meridionales, ya que la bodega busca conseguir índices de frescura y acidez en sus vinos buenos. Todo su cultivo se realiza en ecológico, así como también exigen que la uva que compran el cultivo sea en ecológico. Tienen diferentes variedades pero entre ellas predomina la Mencía y el Godello.

Al plantearse la construcción de la bodega trataron de potenciar el paisaje y acentuar su singularidad desde una visión totalmente romántica. Con la premisa de que la bodega dialogase con la naturaleza y buscando su integración completa, decidieron desde el inicio, fragmentarla en distintos edificios y distribuirlos en una fuerte pendiente de modo escalonado.

Esta estrategia conceptual, basada en el sistema tradicional de construcción en desniveles, les permitió un impacto mínimo en el panorama visual y resolver con acierto su intención de utilizar la gravedad como sistema de producción del vino.

La Mencía es la principal variedad tinta (representa en torno al 80% del viñedo), pero se da mucha importancia a la histórica Brancellao que habría sido la uva dominante en el pasado y que se cultiva junto a las Mouratón. En blancos domina la Godello, seguida de Albariño y Dona Branca.

La recolección se lleva a cabo a mano y de manera selectiva en cajas pequeñas, teniendo en cuenta la naturaleza del suelo, la incidencia del clima y la variedad.

A continuación se lleva a cabo una minuciosa selección manual de racimos.

Después de la selección y despalillado, tienen dos salas de fermentación:

  • SALA DE TINTOS: con las tinas de madera, en la cual la uva (seleccionada en función de las parcelas y orientaciones) cae por gravedad, y donde permanecerá hasta acabar la fermentación alcohólica. En estas tinas no hay remontados (técnica usada para la extracción de aromas y color), ya que sólo se realizan bazuqueos manuales para preservar así una extracción pausada y controlada. Una vez acaba la fermentación alcohólica y después de una maceración post fermentativa muy controlada, se realiza el sangrado y prensado de la pasta. A continuación los vinos pasan a realizar la fermentación maloláctica en las propias tinas. Una vez se acaba esta segunda fermentación los vinos son trasegados a barricas de varios usos y distintas tonelerías, las cuales son evaluadas una a una durante el periodo de crianza. Una vez superado el periodo de crianza se proceden a realizar los coupages para formar los distintos tipos de vino.
  • SALA DE BLANCOS: esta esta formada por fudres de distintos tamaños y por huevos de cemento. En ellos lleva la uva y se prensa, de ahí pasa a los fudres de la sala de blancos donde se realiza una fermentación alcohólica espontánea la cual se deja que termine por sus propios medios, prolongándose a lo largo del tiempo.

La bodega además presenta una cava donde guardan determinado número de botellas y donde se realizan las catas de las visitas.

Los vinos de la bodega Dominio do Bibei son Lalama (90% Mencía, 10% Brancellao y Mouratón) , Lacima (75% Mencía, 20% Brancellao, 3% Mouratón, 2% Sousón), Lapola (75% Godello, 20% Albariño y 5% Dona Blanca), Lapena (100% Godello).

El vino que hoy vamos a catar es el vino LACIMA 2015:

Cata

Este vino proviene de cuatro viñas con sistemas de formación en vaso y situados a una altitud de entre 300 y 700 metros, con orientación noroeste y suroeste de entre 60 y 110 años.

Esta añada fue ligeramente cálida, con un mes de septiembre con temperaturas algo más altas de lo normal. Primeros meses del año lluviosos.

La vendimia se realiza de forma manual en cajas de 10 kilogramos, por fincas separadas. Selección manual en bodega racimo a racimo y despalillado, y posterior selección grano a grano. Maceración prefermentativa de 2 días. Fermentación alcohólica en barricas abiertas de 500 litros de roble francés. Bazuqueos manuales. Fermentación maloláctica en barricas de 300 litros.

Crianza de 17 meses en barricas francesas de varios usos y 5 meses en depósitos troncocónicos de 25 hectolitros.

Estabilizado con el frío del invierno. Crianza en botella un mínimo de 16 meses. Se podrán encontrar residuos sólidos que no afectan a la calidad del vino.

FASE VISUAL: capa media alta, con color rojo picota con reminiscencias azules y toques anaranjados en el ribete.

FASE OLFATIVA: a copa parada aparecen tonos a eucalipto, especias, lácteos, mientras que en movimiento se aprecian tonos a frutos negros, con esos tonos espaciados y lácteos.

FASE GUSTATIVA: aparece el eucalipto, envolvente, ardiente, glicérido y permanente en boca, dejando un amargor dulce en el retrogusto.

DESDE EL EQUIPO DE A MI MENCÍA QUERÍAMOS AGRADECER A XOÁN Y A PAULA EL TIEMPO EMPLEADO EN RECIBIRNOS. NOS SENTIMOS COMO EN CASA! ESPERAMOS QUE OS GUSTE!!!

A Mi Mencía


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s