CURIOSIDADES Y TRADICIONES

Limonada

Limonada casera, realizada por Emérita (mi abuela) como le enseñó su madre.

Hoy y con motivo de la Semana Santa, no realizaremos una cata como tal, si no que vamos a presentaros una tradición de la tierra que está relacionada con el vino.

En El Bierzo, así como en toda la provincia de León, y con motivo de la Semana Santa, es costumbre tomar una bebida tradicional cuya base principal es el vino, pero lleva también limones, naranja, azúcar y canela (a veces, fruta, pasas o higos). Esta bebida recibe el nombre de Limonada.

El origen de esta receta no está muy claro, ya que no es algo que esté documentado sino que es un dicho que ha ido de boca en boca a través de los años y del que existen varias interpretaciones.

Algunas teorías establecen su origen en la ciudad de León, fruto de disputas entre cristianos y judíos. A finales del siglo XII, los monarcas Alfonso VIII de CastillaPedro II de Aragón asaltaron las juderías de León, situadas en aquel momento en la zona de Puente Castro, lo que obligó a los judíos a huir e instalarse en la ciudad, en concreto en el barrio de Santa Ana y plaza de San Martín. A mediados del siglo XIV Suero de Quiñones debía dinero a un prestamista judío de la ciudad y para no pagar su deuda animó a acabar con los judíos, a quienes se culpaba de la muerte de Jesús. Entre Jueves Santo y Viernes Santo, Suero de Quiñones y otros fueron a la judería donde asesinaron a mucha gente, incluido el prestamista, para posteriormente celebrar su muerte bebiendo vino.

Barrio de Santa Ana y Plaza de San Martín (León)

Otras versiones de ese hecho indican que para evitar los ataques a los judíos en Semana Santa, las autoridades permitieron la consumición en las tabernas de una bebida alcohólica suave (limonada) —en unas fechas que eran de abstinencia y ayuno— para que así los atacantes se emborrachasen y no llevasen a cabo sus intenciones.

Según otros dichos populares procede del siglo XIV cuando el rey de Navarra, Felipe IV decreta por el año 1306 la primera expulsión de los judíos. y la expresión “Limonada que trasiego, judío que pulverizo” ha evolucionado hasta nuestro días en la referida popular expresión.​

Sin embargo resulta difícil atribuir un origen geográfico a la misma, al tratarse de una bebida muy extendida en otras provincias como Ávila, Segovia, Soria, Madrid, Guadalajara,​ Toledo

El origen sin duda hay que establecerlo en el medievo, cuando durante la celebración de la Pascua, la única bebida permitida era el vino tinto rebajado con limonada.

En Ponferrada, la leyenda cuenta que durante la Semana Santa los judíos bajaban a bañarse al río Sil cuando un grupo de cristianos les dio muerte tiñendo el agua del Sil del color de la limonada. 

Judería en Ponferrada a orillas del río Sil.

Si visita  El Bierzo estas fechas y escucha la frase “Matar judíos” en cualquier bar, no se asuste, aunque parezca una expresión políticamente incorrecta y xenófoba, es la que se utiliza en León y provincia. La podemos oír en época de Semana Santa para indicar que se va a “limonadas”, bebida típica muy apreciada por muchos de nuestros visitantes.

Por ello, todos los años los días previos y durante la Semana Santa, la gran mayoría de los bares cuelgan carteles en los que se lee “hay limonada”, donde las gentes de la provincia leonesa y los turistas pasan el día entero “matando judíos”.

Ejemplos de carteles colgados en los escaparates de los bares.

La expresión es de origen incierto, no existe ningún documento ni escrito que revele su significado, y ha llegado hasta nuestros días por tradición oral desde la Edad Media.

En esa época las relaciones entre judíos y cristianos eran difíciles y complicadas. Así, en los reinos de Castilla y León eran habituales ataques contra las juderías por cristianos armados con palos, guadañas, hoces y espadas.

Se podría datar históricamente la expresión en el año 1306, cuando Felipe IV publica el Real Decreto que supone la expulsión de los judíos. “Limonada que trasiego, judío que pulverizo” es un posible origen de la expresión que por transmisión oral llegó hasta nuestros días evolucionada como “matar judíos”.

Cada establecimiento tiene su propia receta, aunque una de las más tradicionales es la que tiene como ingredientes vino, agua, canela y cítricos: 5 litros de vino, 1 de agua, 1 kilo de azúcar, un kilo de limones, y dos ramas de canela; se pone en una tinaja de barro y se deja en maceración un mínimo de una semana. Se pueden añadir a la receta tradicional naranjas, higos e incluso algún tipo de licor, dependiendo del gusto y la “mano” de cada uno.

Imagen del vino macerando con la fruta y la canela.

Esta bebida viene acompaña a las tradicionales torrijas, buñuelos, periquitos…

Limonada de la bisabuela, Torrijas de la abuela Margari, Tarta de queso de la abuela Pili, Rosquillas y Buñuelos.

A Mi Mencía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s